Tienda Vegana & Eco Friendly

Microbiota Intestinal: Qué es?

Microbiota Intestinal


El término "microflora" o "microbiota" intestinal hace referencia al ecosistema microbiano que coloniza el tracto gastrointestinal.

La gran mayoría de estas bacterias no son dañinas para la salud y muchas son beneficiosas, por lo que esta microbiota intestinal es importante para el estado de salud del organismo.

La microbiota incluye unos 100 billones de bacterias de unas 3000-5000 especies distintas, la mayor parte pertenecen a 3 clases: Firmicutes, Bacteroidetes y Actinobacteria. Muchas de estas bacterias son patógenas como E.coli o enterococos, pero están separadas de la pared intestinal por una capa mucosa estática y sólida que lo protege.


Funciones de la microbiota:


Nos alimenta, nos nutre:  la fermentación bacteriana de la fibra que comemos produce energía, una especie de “combustible” para nuestras células intestinales.






Además, ésta fermentación produce unos ácidos grasos que están asociados a la reducción de ciertos tipos de cáncer.

Cumple la función de producción de vitamina K, B12, formación de aminoácidos o la mejora de la absorción del hierro y el calcio en el colon.






Funciones de barrera: previenen la invasión de agentes infecciosos, y manteniendo un equilibrio de especies y se evita el sobrecrecimiento.






Funciones sobre la salud de la pared celular, colaboran/participan en el recambio y diferenciación de las células de la pared intestinal.






Colabora en la defensa ante enfermedades porque regulan el sistema inmunitario

La flora intestinal trata de mantenerse en equilibrio. Tiene la capacidad del “efecto barrera” es decir que impide la invasión de elementos bacterianos extraños evitando las enfermedades infecciosas. Las bacterias de nuestra microbiota se instalan de manera que impiden la colonización por bacterias exógenas o patógenas.






Por otro lado, las células de la pared intestinal tienen que realizar una labor compleja para distinguir bacterias patógenas, virus y responder en consecuencia para evitar la infección pero tolerando a su vez a las bacterias de la microbiota. Ésta inmunotolerancia está relacionada con la interacción entre los actores inmunocompetentes de la mucosa intestinal y la microbiota. Una pérdida del equilibrio o disbiosis, podría comprometer la inmunidad y desencadenar respuestas inflamatorias.


DISBIOSIS

Puede haber factores o situaciones que alteren el equilibrio en la población bacteriana de la flora provocando lo que se conoce como “disbiosis”.  

La disbiosis se ha relacionado con el asma, enfermedades inflamatorias crónicas como enfermedad de crohn o colitis ulcerosa, celiaquía, divertículos, cáncer de colon, hígado graso no alcohólico o la obesidad.


Cómo cuidar la flora o microbiota intestinal

¿Qué debemos incluir en la alimentación para cuidar de la flora intestinal?






Priorizar los alimentos de origen vegetal. Consumir frutas y verduras variadas cada día. Aportan polifenoles con función antioxidante y que sirven para mejorar la composición de la microbiota y la función intestinal.

Seguir una dieta rica en fibra soluble ya que promueve el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas por su efecto prebiótico.

Productos integrales como la pasta, el arroz o el pan.


Cómo podemos alimentarla?

Los prebióticos y próbioticos son nuestros mejores aliados.


PREBIÓTICOS: son básicamente fibras vegetales específicas como: el ajo, la cebolla, las alcachofas, los plátanos y otras frutas, la miel, el trigo, la avena y otros cereales, la soja y demás legumbres, los espárragos, la achicoria y el puerro, entre otros.


PROBIÓTICOS:

Yogurt.

Kombucha.

Aceitunas y encurtidos.

El queso crudo.

Tempeh.

Chucrut.

Kéfir.

Kimchi.


En estos tiempos de pandemia, es importante que cuidemos nuestra microbiota intestinal así nos mantenemos sanos ya que ella regula nuestro SISTEMA INMUNE, GASTROINTESTINAL Y SISTEMA NERVIOSO CENTRAL.


Tu cuerpo, tu templo




El Kit Verde

Mi carrito